Colombina 100%
exito.com Carulla.com Lopido.com larebajavirtual.com Merqueo
Aprende a preparar deliciosas recetas con todo el sabor que te encanta y llena tu vida de bienestar con nuestros tips

 

< Volver

 

 

Nutrientes esenciales en el desarrollo de los niños

 

En cada ciclo de vida se encuentran nutrientes esenciales ya sean para desarrollo, crecimiento o mantenimiento de las funciones básicas del organismo. Sin embargo, la niñez es una de las etapas fundamentales, ya que se generan depósitos de nutrientes que tienen relación con la salud en la vida adulta.

Durante la niñez, se requiere una alimentación completa, equilibrada, suficiente y adecuada, para mantener un adecuado desarrollo y crecimiento, el cual varía desde el nacimiento hasta los 18 años. Durante este periodo, hay momentos de aumento o mantenimiento en los requerimientos nutricionales, que se determinan dependiendo de, por ejemplo, la velocidad de crecimiento, la cual es diferente en cada etapa desde el nacimiento hasta los 18 años.

Se puede decir que todos los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas, zinc…) son de vital importancia en la niñez, sin embargo podemos describir algunos con mayor relevancia, sin decir que los otros no son necesarios.

Los macronutrientes son las proteínas, grasas y carbohidratos, el déficit en su consumo puede generar los tipos de desnutrición mas severas, como el marasmo (desnutrición por deficiencia calórica) y kwashiorkor (desnutrición por deficiencia de proteína).

Proteínas: las proteínas son las formadoras de tejido por excelencia, cuando hay alguna deficiencia en su consumo en la niñez se puede llegar a la desnutrición proteica mas grave. En la niñez es esencial tener un adecuado aporte de proteínas de alto valor biológico, sus principales fuentes son carne de res, pollo, cerdo y huevo.

Grasas: las grasas tienen entre sus funciones importantes la regulación de la

temperatura corporal, mantenimiento de funciones hormonales y depósitos

corporales de grasa. Dentro de las grasas se encuentran los ácidos grasos

esenciales, los cuales se pueden consumir en los aceites vegetales, pescados,

frutos secos y aguacate, vitales desde el proceso de gestación para el

desarrollo neuronal.

Carbohidratos: los carbohidratos son la principal fuente de energía, su consumo deficitario está relacionado con bajo peso e inadecuado desarrollo. Los principales alimentos fuentes de carbohidrato son el arroz, la quinua, el maíz, la papa, la yuca y el plátano. Es necesario tener una mayor fuente de carbohidratos altos en fibra.

De acuerdo a la última ENSIN 2010 (Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia) publicada, las deficiencias de Zinc, Hierro y Vitamina A en los niños en Colombia, se considera un problema de salud pública. El consumo inadecuado de frutas, verduras y de algunos macronutrientes ha generado carencias nutricionales en la población infantil.

Los micronutrientes son moléculas que hacen parte de los alimentos y tienen funciones vitales en el desarrollo y crecimiento, como, por ejemplo, la activación de enzimas, son formadoras de tejidos, mantienen el equilibrio metabólico, entre otros, siendo estos los más relevantes para la niñez que encontramos.

Zinc: está relacionado con el apetito, fortalece el sistema inmune, está relacionado a la regeneración de tejidos y las principales fuentes para consumirlo son: carnes, pescados, huevo, mariscos y legumbres.

Calcio: de vital importancia para el desarrollo y crecimiento del sistema óseo. Las deficiencias en su consumo generan malformaciones óseas graves y riesgo de osteoporosis en edades tempranas. Sus principales fuentes son los lácteos y derivados, también puede encontrarse en menor proporción en vegetales de hojas verdes y frutos secos.

Hierro: esencial para las células sanguíneas, participa en funciones del sistema inmunológico y está relacionado con la capacidad de aprendizaje en la edad escolar. Sus principales fuentes son las carnes rojas, huevo y vísceras.

Vitamina D: esta, junto al calcio, se encargan de la salud ósea del organismo. Las principales fuentes para consumirla son pescados, cereales fortificados y una adecuada exposición al sol ayuda a mantener los niveles de vitamina D.

Vitamina A: esencial para el desarrollo visual. Las principales fuentes donde puedes encontrarla son las carnes, huevos, cereales fortificados, lácteos fortificados, frutas de color naranja y amarillo, brócoli, espinaca y la mayoría de hortalizas de hoja verde.

Teniendo en cuenta lo anterior es de total importancia ofrecer estos nutrientes en las cantidades suficientes en la alimentación diaria, ya que son vitales en el proceso de crecimiento y desarrollo de los niños, su déficit puede generar múltiples retrasos en el crecimiento y riesgos de enfermedades en la edad adulta.

Vanessa Mateus Martínez
Nutricinista Dietista
Nutrición en Movimiento

 

 

 

X
Entiendo Utilizamos "cookies" propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestro sitio web. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí.
Entiendo