Colombina 100%
Colombina 100%.

 

< Volver

 

Una alimentación saludable es la base de un estilo de vida que nos ayuda a evitar enfermedades como diabetes, obesidad, enfermedades del corazón y hasta el cáncer.

Lograr este cambio es en realidad más sencillo de lo que parece.

Cuando hablamos de una alimentación saludable primero debemos tener en cuenta que esta debe ser completa, es decir que debemos consumir de TODOS los grupos de alimentos: proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas, minerales y agua.

Una dieta monótona, en la que tendemos a consumir siempre los mismos alimentos, como por ejemplo las famosas dietas de “solo proteínas”, no nos proporcionan todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

La principal fuente de energía para nuestro cuerpo son los carbohidratos, por eso son los que más necesitamos. En este grupo se incluyen cereales y derivados, tubérculos, dulces, frutas y vegetales. Debemos incluirlos pero ojalá estos sean integrales, que sean lo más natural posible.

Las proteínas cumplen la función de construcción de músculo, la recomendación es consumir 3 a 4 porciones al día como: queso, huevo, lácteos, pollo, pescado, carnes y granos como las lentejas, fríjoles, garbanzos, maní y diferentes frutos secos.

Por último debemos incluir las grasas, pero asegurémonos que sean las “buenas” o saludables como los aceites vegetales (especialmente el de oliva), aguacate, pescados (salmón, atún), nueces y frutos secos.

Es necesario controlar la cantidad de los alimentos que consumimos, pues incluso si son saludables, si los consumimos en exceso, nos pueden llevar a un aumento de peso no deseado.

Comer hasta que nos sintamos satisfechos, no repletos, evitar repetir porciones de comida.

 

El equilibrio es la proporción que deben guardar los nutrientes. ¡Las frutas y verduras, no deben faltar!